Ir al contenido principal

Los cambios estacionales del estado de ánimo y qué hacer para sobrellevarlos


Todas las personas, en mayor o menor medida, podemos vernos afectadas por el cambio de estación, aunque hay trastornos afectivos con más predisposición a empeorar en primavera, por regla general, el cambio al otoño y al invierno suelen acentuar los pensamientos melancólicos, la falta de motivación y una visión más negativa de las cosas. Tenemos que enfrentarnos a grandes cambios en nuestra forma de vida ya que disminuyen las horas de luz, sobretodo a partir del cambio horario invernal; disminuye la temperatura; el paisaje es menos luminoso y colorido; algunas actividades al aire libre ya no pueden realizarse. Todo ello comporta un cambio notable de nuestros hábitos estivales, y estamos hablando sólo de climatología.

Con la llegada del otoño, también hay un cambio de rutinas que puede ser debido a inicio del curso escolar, finalización de vacaciones o trabajos de temporada, horarios más estrictos, menos tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, o por el contrario, un exceso de tiempo con el que no sabemos qué hacer.

En definitiva, todos estos cambios que se producen de forma cíclica, requieren de un período de adaptación, que será más fácil o más difícil dependiendo de nuestras circunstancias actuales y de nuestra experiencia en el pasado.

En este período de adaptación, podemos llevar a cabo actividades que nos predispongan a sobrellevar positivamente este cambio de estación. Si tenemos algún problema de salud tanto físico como psicológico, vamos a aprovechar para pedir cita con los profesionales sanitarios que necesitemos; implementemos los suplementos alimenticios, vitamínicos o cualquier otra prescripción médica o psicológica; también deberemos ir adaptando nuestros hábitos, siempre que podamos, salir al aire libre en las horas de sol y, en cambio, realizar actividades de interior (lectura, cursos, gimnasio, actividades en familia o con amistades...) en esas horas en las que nos suele invadir la melancolía. Organizar nuestra agenda y nuestro entorno, de forma que las horas más complicadas del día se transformen en un espacio personal agradable, interesante y motivador.

Reflexiona sobre cuál es el momento del día en el que te invade la melancolía, analiza el tiempo que empleas en este tipo de pensamientos y qué haces mientras tienes este estado de ánimo. Cuando tengas la respuesta, anota cosas alternativas que podrías hacer y que resulten atractivas y estimulantes, y prioriza las actividades en grupo ya que pueden ser mucho más enriquecedoras.

Igual que hacemos de forma relativamente fácil y con optimismo el cambio de vestuario de una estación a otra, también debemos realizar un cambio de actividades con el que nos sintamos más estimulados y confortables, aunque comporten un cambio sustancial en nuestras rutinas. Nuestro cuerpo y nuestro cerebro nos lo agradecerán!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi ex novio era celoso, controlador y nada detallista pero no puedo dejar de pensar en él, lo necesito…

Ésta es una consulta que me llega a través del servicio gratuito: Pregúntame vía Facebook. De nuevo vemos a una chica que tiene todo el potencial y la capacidad para ser feliz, y aún así se empeña y obsesiona con alguién que la maltrata psicológicamente a través de utilizar la tàctica del control. El primer paso es aislarla de sus amistades y posteriormente, tratarla a ratos muy mal para ir mermando su autoestima y su energía de vivir; y a ratos, tratándola muy bien para que hacerle creer que él tiene el poder de hacerla feliz o infeliz. Ella, al empezar un nuevo trabajo, entra en contacto con otras personas y logra reunir fuerzas para dejarlo pero la falta de autoestima ha hecho mella y ella no puede dejar de pensar en él. No es capaz de anteponer sus intereses y su salud porque se ha ido forjando una situación de dependencia hacia él. Veamos cómo se llega a este punto y cómo se puede empezar a salir de este atolladero.

Consultante: Buenas tardes, cuando entré a la universidad me enam…

Los mecanismos de defensa o cómo nos defendemos de la ansiedad. 1ª parte.

Los mecanismos de defensa fueron propuestos por el psicoanálisis, tanto por Sigmund Freud como por otros como Karl Abraham, y posteriormente, fueron desarrollados y ampliados por la propia hija de Freud, Anna Freud (El yo y los mecanismos de defensa, 1980), Melanie Klein y Alfred Adler. En la actualidad, son conceptos utilizados por la psicología en general pero para comprenderlos hay que conocer algunos términos psicoanalíticos como el ello, el yo y el superyó, según Freud eran las instancias fundamentales de la estructura del aparato psiquico.


El Ello sería inconsciente y consiste en la expresión de nuestras pulsiones (instintos) y deseos; el Superyó sería una instancia moral también en gran parte inconsciente y se encarga de juzgar nuestros actos y pensamientos, es la internalización de las normas, reglas y prohibiciones inculcadas por las figuras parentales.

El Yo es la instancia que finalmente actua y hace de mediadora entre las otras dos, intenta conciliar las exigencias normati…