Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

¿Y si nuestras creencias fueran irracionales y nuestros pensamientos, mágicos?

¿Qué sucedería si resulta que el ser humano no fuera un animal racional sino un animal irracional? Muy fácil, sucedería justamente lo que está sucediendo, aumento de ansiedad, aumento de depresión, suicidios, estrés, desesperanza, visión catastrofista del mundo.

¿Qué es realmente lo que influye en nuestro estado de ánimo y en nuestros sentimentos, los hechos o nuestra percepción e interpretación mental de los mismos?

¿Qué necesitamos en realidad, lo que nos dicen los medios de comunicación y la gente que nos rodea, o cosas simples como cubrir las necesidades básicas?

La Psicología cognitiva nos explica que no son los hechos externos lo que perturba nuestras emociones y, en consecuencia, nuestra conducta; sino lo que pensamos sobre los hechos. Este concepto fue la base de la TREC, Terapia Racional Emotiva Conductual (REBT, por sus siglas en inglés), una forma de psicoterapia derivada de la Terapia Racional Emotiva (TRE) creada por Albert Ellis en el año 1955 y luego de su experiencia e…

El nacimiento y el desarrollo del ego desde el enfoque budista

Para beneficiarse de una forma auténtica de la práctica de la meditación budista es necesario conocer la base sobre la que vamos a trabajar que no es otra que nuestro ego o nuestra confusión. Para llegar a una experiencia de liberación es necesario entender como nace y se desarrolla nuestro ego.


EL NACIMIENTO DEL EGO

Lo primero que percibe la persona es la existencia de los demás, así es como empieza el ego; vosotros existís, luego yo existo. Antes de pensar que uno mismo existe, se empieza a ver claramente a los demás y, puesto que están allí, existe la posibilidad de conquistarlos, dominarlos o atraerlos.

Este es el instante en el que empiezan a desarrollarse la agresividad y la pasión.

Por otro lado, si pensamos que no podemos ejercer nuestros deseos/control respecto a los otros, entonces surge el intento de ignorarlos.

Aquí es cuando empieza a desarrollarse la ignorancia o indiferencia, "y a mí que me importa".


Así es como surgen la pasión, la agresividad y la indiferenci…