sábado, 15 de diciembre de 2012

Las tres caras del amor: el impulso sexual, la atracción sexual y el apego

Hay muchos tipos de amor y muchos puntos de vista para explicarlos pero hoy nos centraremos en el amor de pareja visto desde el enfoque psicobiológico según el modelo propuesto por la mayor experta mundial en este tema, Helen Fisher, investigadora del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey. ´

Es una visión nada romántica del amor y parcial pero es útil conocerla y tenerla en cuenta en las fases iniciales de las relaciones amorosas en las que damos significados idealistas a reacciones biológicas que pueden conducirnos a muchos errores en algunos casos.

Helen Fisher describe la experiencia del amor en tres fases: impulso sexual indiscriminado, atracción sexual selectiva y cariño o apego; y afirma que en cada uno de ellos se desarrolla un proceso cerebral distinto, aunque interconectado y regulado hormonalmente.

1) El impulso sexual indiscriminado o excitación sexual. Este proceso está regulado por la testosterona y el estrógeno en la mayoría de los mamíferos y casi exclusivamente por la testosterona en el ser humano, y es detectable neurológicamente en una zona del cerebro que se denomina córtex cingulado anterior. De breve duración (raramente dura más de unas pocas semanas o meses), su función es la búsqueda de pareja.

2) La atracción sexual selectiva, pasión amorosa o enamoramiento, regulada por la dopamina en los circuitos cerebrales del placer. Esta segunda etapa es inusualmente prolongada en el ser humano frente a otras especies (hasta 18 meses). Consiste en un deseo más individualizado y romántico por un candidato específico para el apareamiento, que se desarrolla de forma independiente a la excitación sexual como un sentimiento de responsabilidad hacia la pareja. Recientes estudios en neurociencia han indicado que, a medida que las personas se enamoran, el cerebro secreta en crecientes cantidades una serie de sustancias químicas, incluyendo feromonas, dopamina, norepinefrina y serotonina, que actúan de forma similar a las anfetaminas, estimulando el centro del placer del cerebro y llevando a efectos colaterales tales como aumento del ritmo cardíaco, pérdida de apetito y sueño, y una intensa sensación de excitación. Las investigaciones han indicado que esta etapa generalmente termina al cabo de un año y medio a tres años.

Otra sustancia que el cerebro libera en estado de enamoramiento es la feniletilamina, que actúa sobre la zona del cerebro conocida como el sistema límbico y provoca las sensaciones y sentimientos comunes en dicho estado, además de que es un precursor de la dopamina, de ahí que esta última también se encuentre en grandes cantidades. Una pequeña modificación química puede hacer que se transforme en un estimulante (anfetamina y metilfenidato) o un antidepresivo (bupropión y la venlafaxina).
La feniletilamina puede encontrarse también en alimentos como el chocolate y quesos fermentados. Según Helen Fisher, es por ello que el amor romántico es —al igual que el chocolate— adictivo.

La molécula proteínica conocida como factor de crecimiento nervioso (NGF) presenta niveles elevados cuando las personas se enamoran por primera vez, aunque ésta vuelve a sus niveles previos al cabo de un año.

Tras las etapas de lujuria y atracción, es necesaria una tercera etapa para establecer relaciones a largo plazo:

3) El cariño o apego, lazo afectivo de larga duración que permite la continuidad del vínculo entre la pareja, regulado por las hormonas oxitocina y vasopresina, que también afectan al circuito cerebral del placer; su duración es indeterminada (puede prolongarse toda la vida). El apego implica la tolerancia de la pareja (o de los hijos) durante un tiempo suficiente como para criar a la prole hasta que ésta pueda valerse por sí misma. Se basa generalmente, por lo tanto, en responsabilidades tales como el matrimonio y los hijos, o bien en amistad mutua basada en aspectos como los intereses compartidos. Se ha relacionado con niveles de las sustancias químicas oxitocina y vasopresina a un nivel mayor del que se presenta en relaciones a corto plazo.

El equilibrio de los tres procesos controla la biología reproductiva de muchas otras especies, por lo que se cree que su origen evolutivo es común. La etología (estudio del comportamiento animal) interpreta que el amor humano evolucionó a partir del ritual de apareamiento o cortejo de los mamíferos (despliegue de energía, persecución obsesiva y protección posesiva de la pareja y agresividad hacia los potenciales rivales).

Desde un punto de vista antropológico, Helen Fisher (En una entrevista sobre su libro Por qué amamos) comenta que, en la elección de la pareja se sabe que intervienen de forma importante la cultura y el momento en que se produce dicha elección (por ejemplo, debemos estar dispuestos a enamorarnos). La gente tiende a enamorarse de alguien que tiene alrededor, próximo; nos enamoramos de personas que resultan misteriosas, que no se conocen bien. Los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres, y tres de cada cuatro personas que se suicidan cuando una relación acaba son hombres. En cuanto a la pasión, ambos sexos presentan el mismo grado, pero en los hombres se ha descubierto una mayor actividad en una pequeña región cerebral asociada con la integración de los estímulos visuales. Es algo que tiene sentido, pues el negocio de la pornografía se apoya en los hombres y las mujeres intentan constantemente agradar con su aspecto a los hombres. La investigadora nos dice que durante millones de años el hombre se ha fijado en el aspecto de la mujer para saber si ésta sería capaz de darle hijos, se han sentido más atraidos hacia mujeres con un aspecto fértil. En las mujeres, se ha descubierto una mayor actividad en una de tres áreas diferentes, asociadas con la memoria y la rememoración, y no simplemente con la capacidad de recordar. También durante millones de años, una mujer no podía mirar a un hombre y saber si podría ser un buen padre y un buen marido. Para saberlo, tenía que recordar. Y actualmente las mujeres recuerdan cosas como lo que había dicho su pareja el último día de San Valentín, o su comportamiento con anterioridad. Según Fisher, es un mecanismo de adaptación que las mujeres probablemente han poseído durante cuatro millones de años, para conseguir al hombre adecuado.

El amor romántico es más fuerte que el impulso sexual. Promueve el apareo, pero, ante todo, promueve el deseo de consecución de un nexo emocional (queremos que nuestra pareja nos llame por teléfono, que se acuerde de nosotros, queremos agradarla y deseamos que ambos tengamos los mismos gustos). Una de las características principales del amor romántico, además del deseo de contacto sexual, es el de exclusividad sexual. Cuando tenemos relaciones sexuales con alguien y no lo amamos, no nos importa realmente si también las tiene con otros. Pero cuando nos enamoramos, pasamos a ser realmente posesivos, algo que en la comunidad científica llaman «vigilancia de la pareja». Por ello, el amor romántico es un arma de doble filo, pues, dependiendo del desenlace de la relación, puede derivar en una gran felicidad o una gran tristeza, la cual a su vez puede llevar, en casos extremos, al suicidio y/o al asesinato.

El amor y el odio son muy parecidos, con la indiferencia como el opuesto de ambos. Normalmente hacemos ambas cosas: amamos y odiamos al mismo tiempo a la persona. De hecho, el amor y el odio tienen muchas cosas en común: cuando odiamos, concentramos nuestra atención tanto como cuando amamos; cuando amamos o cuando odiamos, nos obsesiona pensar en ello, tenemos una gran cantidad de energía y nos cuesta comer y dormir.

Algunos vídeos que ayudan a completar e ilustrar los aspectos biológicos del amor:

Helen Fisher porqué amamos y engañamos sub esp. part.1


Helen Fisher porqué amamos y engañamos sub esp. part.2


Helen Fisher porqué amamos y engañamos sub esp. part.3


Redes La quimica del amor


Webgrafía:

Amor. (2012, 19 de noviembre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 12:06, diciembre 15, 2012 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Amor.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

La emoción. Significado, naturaleza y tipos de emociones



Las emociones constituyen fuerzas poderosas que ejercen una gran influencia sobre la conducta de las personas y de los animales. Están implicadas en muchas de nuestras decisiones vitales y, por ello, vale la pena conocerlas como un primer paso para aprender a controlarlas cuando nos bloquean o perturban negativamente nuestra conducta, nuestros pensamientos o nuestro estado de ánimo.

Definición:

La palabra emoción proviene de la palabra latina movere (mover hacia afuera), se utilizó para referirse a una agitación o perturbación física, después pasó a indicar una perturbación social o política y, finalmente, se utilizó para referirse a cualquier estado mental agitado e impulsivo de las personas.
La emoción no es algo exclusivo del ser humano, Darwin estudió la conducta expresiva de los animales relacionada con la postura de sus cuerpos. Según Darwin, la expresión de las emociones a través de los cambios corporales y de movimientos específicos tiene una función adaptativa en la vida del animal, ya que sirve de preparación para la acción y para la conservación de la vida. Muchas emociones tiene un carácter innato y otras son aprendidas.

A veces, utilizamos los términos afecto y sentimiento como sinónimos de emoción; sin embargo, el término emoción es más amplio que el de sentimiento ya que en la emoción existen, además del componente personal o subjetivo otros componentes, como los fisiológicos, los conductuales o los derivados del propio estímulo que ha provocado dicha emoción. Algunos autores hacen coincidir el concepto de emoción con otros conceptos, como impulso, motivación o arousal (activación fisiológica).

Los mecanismos cerebrales implicados en la activación de las emociones son dos redes neurales: la red subcortical y la red corticolímbica. El elemento central de estas dos redes es la amígdala, una pequeña estructura nerviosa del tamaño aproximado de una almendra, situada debajo de cada lóbulo temporal. La red subcortical puede activar emociones sin que intervenga la corteza cerebral, esta vía parece que permite que alguna parte de la información de los estímulos pueda ser procesada rápidamente y ponga al individuo en disposición de responder con eficacia a los peligros del medio. Pero la amígdala influye también en el procesamiento cortical cognitivo a través de la red corticolímbica con un mayor número de sinapsis. Esta forma de activación es más lenta pero proporciona una información mucho más completa sobre el estímulo.

Principales funciones de la emoción:

Las principales funciones son las de adaptación corporal para los acontecimientos que puedan suceder, de comunicación con nuestros semejantes y de experiencia subjetiva.

Adaptación corporal

Los cambios producidos a nivel corporal constituyen la función más básica de la emoción. La expresión corporal cumple funciones adaptativas. Hay tres sistemas que influyen en la adaptación corporal e interactúan entre sí:

1. El Sistema Nervioso Autónomo con dos subsistemas antagónicos, el Sistema Nervioso Simpático (más activo durante el estado emocional) y el Sistema Nervioso Parasimpático (predomina durante el sueño).

2. El Sistema Endocrino, compuesto de glándulas que segregan hormonas.

3. El Sistema Inmunológico, compuesto por células formadas en el tuétano de los huesos y otras que destruyen sustancias nocivas para el cuerpo.

Los tres sistemas se coordinan entre sí para dar una respuesta al estrés que se organiza en tres estadios:

1. Sensación de alarma, la glándula suprarrenal segrega adrenalina y noradrenalina. La hipófisis segrega la hormona ACTH (corticotropina u hormona estimulante de la corteza suprarrenal) que llega al torrente sanguíneo.

2. Estadio de resistencia, ya no es necesaria la activación de los sistemas autónomo y endocrino.

3. Estadio de agotamiento, se produce si la situación estresante se prolonga demasiado, en él se activan de nuevo los sistemas autónomo y endocrino con el fin de prolongar la vida por algún tiempo.

El mayor nivel de hormonas del estrés debilita el Sistema Inmunitario con lo que facilita que la persona que sufre estrés sea más propensa a sufrir infecciones y caer enferma.

Comunicación social

La experiencia emocional tiene una dimensión conductual-expresiva con un claro valor funcional de comunicación con los demás. Podemos destacar las siguientes funciones:

1. Es un vehículo de comunicación a otras personas de la emoción que se está experimentando, lo que permite predecir las conductas más probables en la persona. Es el modo más importante de comunicación no verbal. La expresión emocional es espontánea en el sentido de opuesta a la comunicación voluntaria e intencional de carácter generalmente verbal.

2. Permite cierto grado de control de la conducta de los demás, ya que sirve de estímulo discriminativo de la respuesta apropiada en esa situación por parte de otras personas. Diferentes experiencias emocionales harán que la persona que las padece reaccione de diferente manera ante las conductas de los demás emitiendo distintas respuestas de forma consistente.

Experiencia subjetiva

Hecho de conciencia por el cual el sistema cognitivo reconoce el estado emocional del individuo. El propio individuo está informado de sus sensaciones y emociones para que pueda actuar en consecuencia.

Clasificación de las emociones:

Existen tres categorías de emociones:

1. Emociones negativas: son emociones desagradables que se experimentan cuando se bloquea una meta, se produce una amenaza o sucede una pérdida; requieren la movilización de importantes recursos cognitivos y comportamentales para la creación y elaboración de planes que resuelvan o alivien la situación.

2. Emociones positivas: son emociones agradables que se experimentan cuando se alcanza una meta, de tal manera que en ellas es menos probable que se necesite la revisión de planes y otras operaciones cognitivas, por esta razón se podría esperar que las emociones negativas sean más prolongadas en el tiempo que las positivas.
Las emociones negativas tienen un claro valor de supervivencia y adaptación al entorno, mientras que en el caso de las positivas éste no es tan evidente.

3. Emociones neutras: no son agradables ni desagradables, ni positivas ni negativas, pero comparten características de ambas. Se asemejan a las positivas en su brevedad temporal y a las negativas en la gran movilización de recursos que producen.

Las emociones también pueden clasificarse en básicas y no básicas. En las emociones básicas se produce una forma constante de afrontamiento (movilización para la acción) constante mientras que en las no básicas esto no se produce. Las básicas, además, poseen una expresión facial concreta y de carácter universal.

Las emociones no básicas se obtienen a partir de la mezcla de emociones básicas, por ejemplo, los celos serín una mezcla de ira, tristeza y miedo.

Las principales emociones básicas son: el miedo, ansiedad, ira, hostilidad, tristeza, asco, felicidad, amor / cariño, humor y sorpresa.

Emociones negativas

Miedo: El miedo es un sentimiento generado por un peligro presente e inminente, por lo que se encuentra muy ligado al estímulo que lo genera lo cual lo diferencia de la ansiedad. Es una señal emocional de advertencia de que se aproxima un daño físico o psíquico. Implica una inseguridad respecto a la capacidad para soportar o manejar la situación amenazante: la intensidad de la respuesta emocional depende de la incertidumbre sobre los resultados.

Ansiedad: Es un estado de agitación, inquietud y zozobra, parecida a la producida por el miedo, pero carente de un estímulo desencadenante concreto (miedo sin objeto), aunque, a veces, está asociada a estímulos concretos (Por ejemplo, ansiedad social). La distinción entre ansiedad y miedo puede concretarse en que la reacción de miedo se produce ante un peligro real y la reacción es proporcionada a éste, mientras que la ansiedad es desproporcionalmente intensa con la supuesta peligrosidad del estímulo que no está presente físicamente.

Ira: Reacción de irritación, furia o cólera causada por la indignación y el enojo de sentir vulnerados nuestros derechos. Es una respuesta emocional primaria que se presenta cuando un organismo se ve bloqueado en la consecución de una meta o en la satisfacción de una necesidad. Se produce ante situaciones de ruptura de compromisos, promesas, expectativas, reglas de conducta y todo lo relacionado con la libertad personal. Es un sentimiento displacentero que genera un impulso apremiante por eliminar o dañar al agente causante. La ira y el miedo son las dos emociones más intensas y pasionales, aunque la ira es, potencialmente, la más peligrosa ya que su propósito funcional es destruir las barreras del entorno.En situaciones extremas puede llegar a generar odio y violencia tanto verbal com física.

Hostilidad: Actitud social de resentimiento que conlleva respuestas verbales o motoras implícitas. Es una mezcla de ira y disgusto, asociada con indignación, desprecio y resentimiento. Es un sentimiento mantenido en el tiempo. En situaciones puntuales puede llegar al rencor y a la violencia, aunque lo más frecuente es que la hostilidad sea expresada en modos muy sutiles, que no violen las normas sociales. La hostilidad implica creencias negativas acerca de otras personas, así como la idea de que su comportamiento es antagónico o amenazador para nosotros.

Tristeza: Es una emoción que se produce en respuesta a sucesos que son considerados como no placenteros y que denota pesadumbre o melancolía. La tristeza es realmente un estado de ánimo más que una emoción aguda. La respuesta emocional de tristeza es distinta del miedo en que es una respuesta a un evento que ya ha pasado, mientras que el miedo anticipa un evento que va a suceder; y distinta a la ira en que se presenta cuando nadie es culpable. Muchas veces está asociada al llanto, para ello hay una secuencia relativamente precisa que es la responsable de que éste se produzca, así, cuando se producen preocupaciones afectivas se teme su cumplimiento, y bruscamente, si se cumple tal predicción, brotan las lágrimas. La tristeza se produce ante la pérdida de un deseo apremiante, que se sabe imposible de satisfacer.

Asco: Es la respuesta emocional causada por la repugnancia que se tiene a alguna cosa o por una impresión desagradable causada por algo. Es una emoción compleja que implica una respuesta de rechazo de un objeto, de un acontecimiento psicológico o de valores morales repugnantes. Es una de las reacciones emocionales en las que las sensaciones fisiológicas son más patentes. Está relacionado con trastornos como la anorexia y la bulimia. Hay una necesidad de evitar o alejarse del estímulo desencadenante. Si el estímulo es oloroso o gustativo, aparecen sensaciones gastrointestinales desagradables, como nauseas.

Emociones positivas

Felicidad: Estado de ánimo que se complace en la posesión de algún bien. Es la forma en que se evalúa la vida como un conjunto, o los conceptos más significativos de la misma, tales como la familia o el trabajo, y que tiene un amplio impacto en la vida en todo su conjunto. La felicidad favorece la recepción e interpretación positiva de los diversos estímulos ambientales. No es fugaz, como el placer, sino que mantiene una relativa estabilidad. La felicidad facilita la empatía, lo que favorece la aparición de conductas altruistas. Asimismo, favorece el rendimiento cognitivo, la solución de problemas, la creatividad, el aprendizaje y la memorización. Aunque es una reacción paradójica, ya que, los estados muy intensos de alegría pueden enlentecer la ejecución e incluso pasar por alto algún elemento importante en solución de problemas y puede interferir con el pensamiento creativo.

Amor, cariño: El amor es el afecto que sentimos por una persona, animal, cosa o idea. Podemos distinguir dos clases de amor: a) el amor apasionado (amor obsesivo o enamoramiento), emoción muy intensa que se refiere a un estado de intenso anhelo por la unión con otro; y b) el amor de compañero (amor verdadero, cariño o amor conyugal), es una emoción lejana, menos intensa, que combina sentimientos de profundo cariño, compromiso e intimidad (el afecto y la ternura que sentimos por aquellos con quienes vivimos). La relación de amor puede implicar ambos tipos de reacción amorosa, el amor apasionado y el de compañero. Las personas con una autoimagen positiva y una imagen positiva de los otros serían capaces de tener cariño a otros. Las personas dependientes e inseguras son más vulnerables al amor apasionado; los individuos ansiosos, por ejemplo, son especialmente propensos a buscar relaciones de amor apasionado. En el amor, sobretodo en el apasionado, los sentimientos están mezclados con otras experiencias emocionales intensas tales como alegría, celos, soledad, tristeza, miedo e ira. La mezcla emocional resultante puede producir experiencias o reacciones muy fuertes.

Humor: Buena disposición en que uno se encuentra para hacer una cosa. La respuesta de humor se refiere a la percepción de un estímulo como divertido y, a veces, incluye respuestas abiertas como sonrisa, risa y carcajadas. Los desencadenantes pueden ser una gran variedad de estímulos y normalmente está implicada una situación más o menos compleja como chistes, caricaturas e historias graciosas. Las cosquillas son un elicitador común de la risa, que es otra forma de generar una respuesta de humor. Otros aspectos están relacionados con situaciones absurdas. El alcohol y las drogas psicoactivas afectan al umbral para la inducción del humor, pueden tener efectos facilitadores o inhibidores, dependiendo de las dosis.

Emociones neutras

Sorpresa: Reacción causada por algo imprevisto o extraño; como consecuencia de ello, la atención y la memoria de trabajo, se dedican a procesar la estimulación responsable de la reacción. Es la emoción más breve de todas las que se han explicado. Se produce de forma súbita ante una situación novedosa o extraña y desaparece con la misma rapidez con que apareció. Además, suele convertirse rápidamente en otra emoción, la que sea congruente con la situación estimular desencadenante de la sorpresa. Junto con la reaación emocional se produce un incremento general de la actividad cognitiva, lo que permite identificar, analizar y valorar las condiciones desencadenantes de la misma.

Para ilustrar de forma más amena estos conceptos os invito a ver un vídeo del programa Redes de Eduard Punset:

Redes - ¿Para que sirven las emociones?

sábado, 8 de diciembre de 2012

Servicio de Atención Psicológica Telefónica


Hoy en día tenemos medios modernos y eficaces para proporcionar ayuda o atención psicológica por teléfono y también por internet que en muchos casos son muy útiles por su comodidad, flexibilidad horaria y rapidez.

Este es un servicio complementario a la Consulta de Psicología presencial y no pretende sustituir a una terapia psicológica o farmacológica que se precise para los problemas psicológicos y/o psiquiátricos que la persona que realiza la llamada pueda tener. Se fundamenta en la escucha activa y profesional que es la base de una relación terapéutica que le ayudará a iniciar la vía de resolución de sus problemas vitales o le acompañará en soluciones ya iniciadas. Encontrará una comunicación auténtica que tiene sus pilares en la atención, el respeto y la comprensión de sus puntos de vista y las emociones y pensamientos que subyacen a ellos; e intentando, cuando se consideré oportuno, ofrecer puntos de vista alternativos más funcionales y adaptativos para su bienestar psicológico.

Los objetivos de este servicio son:

-Proporcionar una atención psicológica de orientación inicial, acompañamiento y escucha activa ante un malestar psicológico provocado por problemas en las relaciones familiares, sociales, laborales y/o de pareja, inseguridad, baja autoestima, estrés, ansiedad y depresión.

-Ayuda y soporte psicológico para su adaptación a nuevas circunstancias vitales en general, ya sean positivas o negativas, ya que está comprobado que ciertos cambios positivos también son generadores de estrés (Por ejemplo, iniciar una vida en pareja, el nacimiento de un hijo/a, un ascenso laboral, etc).

-Orientación y acompañamiento ante circunstancias difíciles de la vida, por ejemplo, muerte de un ser querido, separación, divorcio, cambios laborales u otros cambios.

-Soporte y potenciación de otras terapias que se estén llevando a cabo, por ejemplo, facilitando su cumplimiento mediante acompañamiento, resolución de dudas y reforzamiento positivo.

Las ventajas son:

-La atención rápida y cómoda desde cualquier lugar del mundo acordando una cita telefónica, usualmente, en las próximas 12h tras recibir el pago.

-Puede realizar la llamada en castellano o catalán desde cualquier lugar del mundo a mi teléfono fijo de España (sin tarificación añadida) o con su usuario de skype desde cualquier Pc del mundo a mi usuario de Skype (Registrarse en Skype). El coste exclusivamente telefónico usualmente será gratuito (desde España si dispone de un contrato de internet)o de muy bajo coste si usted contrata una tarifa plana con su operador de telefonía, o gratuito a través de Skype (Pc a Pc).

-Los precios son más económicos que utilizando servicios de tarificación adicional o acudiendo a una primera visita solo para obtener orientación. Puede pagar cómodamente desde una cuenta de Paypal o mediante tarjeta de crédito o débito.

-Es atendido/a personalmente por Mireia Ballesté, psicóloga clínica con experiencia en consulta privada desde 1991, licenciada por la Universidad de Barcelona y colegiada por el COPC - Colegio Oficial de Psicólogos de Catalunya (nº6223), y en formación contínua en diversas áreas de salud mental.

El servicio está destinado a:

-Cualquier persona de habla hispana o catalana, mayor de edad, que necesite una ayuda complementaria para sus problemas relacionales, psicológicos y/o psiquiátricos; o simplemente requiera un soporte emocional en cualquier momento de dificultad vital.


Consulta sobre precio y horarios se responderán a través del correo electrónico mireia.balleste@copc.cat

Este es un servicio complementario de Consulta de Psicología